[ Cuarto de Luz]

Mientras la noche se iba adornando con volutas de silencio, nosotros decidimos teñir nuestras palabras con el esmalte de los recuerdos, quizás para entender nuestro presente o simplemente para mecer aquellos recuerdos que se desprenden de lo cotidiano, un poeta melancólico, unos versos extravagantes con aroma de bombín, una canción de Luz en la penumbra, el brillo pueril de un guante plateado o todas esas voces que aún resuenan del más allá, la noche en que se oyeron acordes para recordar, para ver más allá de cualquier horizonte, donde la libertad de soñar y divagar rebasa la marea de las estrellas, donde entiendes que siempre hay resquicios para los hechizos que giran en vinilo , dejar de lado las noches vacías para rememorar un primer encuentro enlazado con esa sonrisa placentera que responde a cada mirada, atraer cerca de nosotros aquel primer momento donde la distancia terminó por desaparecer, contar historias ocultas en voz baja de lo que ansié cuando os conocí, la última noche donde todo parecía similar, donde todo fue diferente, nada puede ser igual, porque ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s