[Mente]

Iba a ser una noche con sabor a monotonía, donde todo se establecería en torno a lo cotidiano y rutinario, una noche de sábado más, pero aquella noche se comenzó a mezclar con la llegada de las primeras brisas de verano, colándose en el ambiente un azul madrugada, entonces descubrí un hueco donde sentarme, tan cerca de ella, como nunca lo había hecho, la complicidad del tiempo nos reunió en aquel intercambio de palabras que rozó mi timidez al descubrir el tono cautivador de su voz, la inquietud de una sonrisa que desvanecía es resto de los ecos, su proximidad debería ser eterna, aquella noche, escrita para ser indiferente, se maquilló con sus mejores colores y sombras, aquella noche que en su llegada recordó venir cargada de las esencias condenadas a perdurar, aquella noche que no terminó cuando marchó, aquella noche que no debería de haber concluido al cerrarse la puerta , aquella noche que me acosté rodeado de una locura desconocida, intentando desprenderme de su hechizo, mientras me rodeaba de fantasmas en las habitaciones desocupadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s