[FRACCIÓN]

Todo se impregna de tú cercanía, una tarde en trayecto cotidiano, alejándome de la mar, rumbo a la colonia de edificios, al bullicio inquietante de la sociedad me percato que mi medio de transporte ya es presa de una distancia volátil que emerge de los números, cuánta distancia en tan breve tiempo, que sentiría un galopante jinete en sentir esa sensación de unir un principio y un final en una exhalación del tiempo, que sentiría yo al pausar el mundo al ritmo de las herraduras, mientras la música emerge ,la transfusión del hombre negro en la sociedad, ritmo sentimental en estado puro, sinceridad poética, un fragmento de soul para cada momento,un sueño al alba… emprendo un recorrido inquietante por el bulevar de nuestra historia, la cual también se podría narrar por los kilómetros de mi locomoción, porque si algún día escribía sobre la utopía de enfrascar el sino de nuestros comportamientos en algo llamado tiempo, también cabe hacer mención que la distancia adquiere ciertos motes para denotar nuestros pasos, no es más que otra ancestral costumbre para enaltecer nuestras virtudes, horas, metros, yardas, años, grados, todo se mide, todo se cuantifica. Yo quisiera ir más allá e interpretar la distancia en una unidad ignorada por las fórmulas de la razón, es la distancia que se recapitula en los momentos que fueron trazados, capaces de evidenciar una crónica moral sobre las peregrinaciones que hicimos a las oportunidades alejadas, a las aldeas con letras de bolero, a las playas de noche, a salones de butacas rojas, a las despedidas en la noche, a los reencuentros en las tardes, hacía veladas de sesión continúa con finales que no llegan, con velas que reviven, con el amparo de lo nunca escrito, con la divulgación de los sueños entre la conmoción de las sábanas, palabras cordiales y espontáneas, sutiles secretos que no desfallecen en el árido peregrinaje del tiempo. Una balada al ritmo de las cuerdas que habla de un camino no encontrado, de un trayecto solitario, sin compañía, una voz rasgada que estremece… el ritmo de los violines enloquece al alba, tu trayecto, siempre será el mío, tus violines serán mis violines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s